DeNunCianDo  
Denunciando   Urbantuning   Futbol Es Pasion   Video Porno luly bossa Completo   Video Porno Sandra Muños Completo   Alejandra Omaña Primer video porno   Lina Arroyave, DESNUDA, la mama del hijo de Kevin Roldan   

Retroceder   DeNunCianDo » ..:::: CoMuNiDaD DeNunCianDo.CoM ::::.. » Discusiones Generales » Politica y Sociedad

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la información y discusión de todo lo relacionado con nuestro país, departamento y ciudad, pero también de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fenómenos sociales y datos históricos tienen su sitio aquí. Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los demás y sin insultos.

Hola Invitado!
Tómate un minuto para registrarte, es 100% GRATIS y no verás ninguna publicidad! ¿Qué estás esperando?
tapatalk Para Ingresa a Denunciando.com por medio de TapaTalk Clic ACA
Registrarse Ahora
Politica y Sociedad »

¿Estamos pactando con el diablo?

Participa en el tema ¿Estamos pactando con el diablo? en el foro Politica y Sociedad.
....



Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
ya q estamos en los olimpicos......... ridiculesness Videos Online 1 31-07-2012 10:53:00
Ya estamos en Enero Prosserv Preguntas 6 16-01-2012 18:28:58
estamos perdidos hermanos- estamos perdidos juniorelteso Zona HOT, Solo Para Adultos 3 01-05-2011 18:39:27
Estamos con - TIGO belito Zona HOT, Solo Para Adultos 39 19-11-2007 15:34:58
Estamos Jartos¡¡¡¡¡ ((ANDRES DIAZ)) C.P* Zona De Recreo 25 28-05-2007 15:42:48

Respuesta
Antiguo , 12:43:13   #1
Kaffeetrinker 2 ¿Estamos pactando con el diablo? Calificación: de 5,00

¿Estamos pactando con el diablo?

Por: NATALIA SPRINGER | 7:34 p.m. | 23 de Septiembre del 2012
Natalia Springer

Mienten las Farc cuando, torciendo las palabras, se niegan a aceptar que fueron ellos los que se inventaron el secuestro, los que convirtieron en ley propia una obscena forma de esclavitud y tráfico de personas.






Mienten las Farc cuando, torciendo las palabras, se niegan a aceptar que fueron ellos los que se inventaron el secuestro, los que convirtieron en ley propia una obscena forma de esclavitud y tráfico de personas. Mienten cuando se resisten a aceptar que hicieron del Caguán un campo de concentración. Esa es una imagen angustiosamente inolvidable: la cochera con paredes de alambre de púas en la que permanecían decenas de víctimas encadenadas al cuello. Mienten cuando aseguran que nada tienen que ver con el narcotráfico, que no reclutan niños y niñas, que no hay esclavitud sexual en sus filas, que no han causado dolor y que nada les deben a sus víctimas, porque las víctimas son ellos.
Y entonces es aquí donde hay que preguntarse: ¿qué y con quién estamos negociando? ¿Qué legitimidad, si alguna ostenta, tiene una negociación con enemigos de los más básicos principios de la dignidad humana, en cuya defensa hemos justificado el uso de la fuerza?
La admisión de fondo de este proceso de paz consiste en aceptar que las Farc no son un capricho ideológico, nacido de la imaginación de un megalómano, como sí sucedió con Sendero Luminoso en el Perú, ni representan el trasnochado sueño comunista, ni son la versión criolla de Al Qaeda. Las Farc representan, lamentablemente, el último lastre histórico, la gran deuda pendiente de la institucionalidad colombiana con la agenda política de los movimientos de los 60. Hay que resolver el pacto inconcluso con el liberalismo campesino deliberante y la agenda agraria, que terminaron sacrificados por la cúpula que negoció el Frente Nacional. Esa es una deuda que aún hoy nos sitúa como una de las naciones más desiguales del planeta.
Esta negociación le da al Estado colombiano la excepcional oportunidad de poner en marcha mecanismos que permitan erradicar esas grandes desigualdades que empiezan (no terminan) en el campo y que no podrían abordarse por los medios actuales sin desatar una (otra) guerra civil. Es la oportunidad de saldar la deuda de integración regional.
¿Cómo desandar tanta barbarie? De aquí se deriva nuestra primera obligación. Como sociedad, es nuestro deber exigir que el primer objetivo de esta negociación no sea el cese del fuego. A las Farc no hay que creerles, hay que exigirles la adherencia a los principios del Derecho Internacional Humanitario bajo estrictos parámetros de verificación, como en su momento sucedió con el Frente Sandinista en Nicaragua, el FMLN en El Salvador y la URNG en Guatemala.
Ya en ese camino, tal vez tengamos la oportunidad de empezar a enfrentar la agenda del siglo XXI. El diagnóstico es sombrío. Tenemos un estado de barbarie bien gerenciado, aspiracional, enmarcado por leyes magníficas, transitado por millones de víctimas, señalado como la peor crisis de desplazamiento en el planeta, amenazado por cientos de bandas criminales. Nuestra paz está en la transición, en la reformulación de un pacto de civilidad que no tenemos, en el que quepamos todos, en el que "cada colombiano deje de ser un enemigo".
En ese sentido, hace falta y es correcto trazar como meta una comisión de la verdad como instrumento de diagnóstico, como catarsis, como estación indispensable hacia la reconciliación. Nos permitirá mirarnos al espejo y, sobre todo, revisar el pacto de civilidad que tanto necesitamos para repensar esa cultura maldita que sustancia todos nuestros problemas: la pobreza como sinónimo de invisibilidad, la exclusión, el ejercicio de la política y las formas de representación, etc.
Y, por supuesto, debe posicionarnos en la agenda global: ¿es sostenible la actual alianza en la fallida guerra contra las drogas, una guerra cuyas consecuencias amenazan la estabilidad y la viabilidad del Estado, no solo en Colombia, sino en toda la región? Es largo el camino, pero hay que empezar a soñarlo.
Natalia Springer
@nataliaspringer
Fuente: eltiempo.com

Comentarios Facebook

pipe333 no está en línea   Responder Citando

compartir
                 
remocion sep Gold sep Silver sep Donar

marcaNo Calculado   #1.5
SponSor

avatar
 
Me Gusta denunciando
Estadisticas
Mensajes: 898.814
Me Gusta Recibidos: 75415
Me Gustado Dados: 62988
Fecha de Ingreso: 02 jun 2006
Reputacion
Puntos: 1574370
Ayudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen camino
emoticon Re: ¿Estamos pactando con el diablo?

 
 
   
   
_______________________________________________
Publicidad :)
conectado
Antiguo 24-09-2012 , 13:18:11   #2
Banned
Denunciante Importante
No Tiene Avatar Configurado
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 6.731
Me Gusta Recibidos: 777
Me Gustas Dados: 2026
Ingreso: 23 abr 2009

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 0
Nominated Temas Ganadores: 0
Reputacion
Puntos: 67337
chorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioseschorfan Entro a la batalla de los Dioses
  
Predeterminado Respuesta: ¿Estamos pactando con el diablo?

Buena la nota

chorfan no está en línea   Responder Citando
Antiguo 24-09-2012 , 13:26:48   #3
Denunciante Leyenda
 
Avatar de Lord Mago
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 45.954
Me Gusta Recibidos: 7373
Me Gustas Dados: 16065
Ingreso: 15 mar 2008

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 4
Nominated Temas Ganadores: 0
Reputacion
Puntos: 530933
Lord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputaciónLord Mago tiene reputación más allá de la reputación
  
Predeterminado Respuesta: ¿Estamos pactando con el diablo?

Por primera vez estoy de acuerdo con lo que escribe esa vieja.

Y está claro que las far NUNCA admitirán las abominaciones que cometieron... Y terminará el estado pidiendoles perdón a ellos por combatirlos como manda la constitución.

__________________



God let me die with my sword in my hand...

Haber caído tanto y no haber aprendido nada – ese es tu fracaso.


Es bueno conocer la historia para que no se repita... Aquí, los primeros tres capítulos del libro "La Pena Máxima, un Juicio al Fútbol Colombiano".
Lord Mago no está en línea   Responder Citando
Antiguo 24-09-2012 , 15:27:31   #4
Denunciante Sobresaliente
No Tiene Avatar Configurado
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 5.117
Me Gusta Recibidos: 1307
Me Gustas Dados: 4756
Ingreso: 19 ene 2010

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 0
Nominated Temas Ganadores: 0
Reputacion
Puntos: 49806
DJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foroDJuank Es un dios del foro
Premios Recibidos

  
Predeterminado Respuesta: ¿Estamos pactando con el diablo?

¿Pero no era esta misma vieja la que decía que constitucionalmente el Presidente estaba obligado a conseguir la paz al precio que fuese, incluso pactando con los mismos demonios?

Apenas empezó el Presidente de hablar de paz y se hicieron públicos los acuerdos de La Habana, quien hablase con escepticismo era tachado de guerrerista; ahora que, NUEVAMENTE, las FART muestran lo que siempre serán, salen todos a lavar sus barbas.

DJuank no está en línea   Responder Citando
Antiguo 24-09-2012 , 17:28:33   #5
Denunciante Master
 
Avatar de cesar coy
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 8.276
Me Gusta Recibidos: 6835
Me Gustas Dados: 6544
Ingreso: 25 nov 2007

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 0
Nominated Temas Ganadores: 0
Reputacion
Puntos: 108030
cesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dioscesar coy Mas alla que cualquier Dios
  
Predeterminado Respuesta: ¿Estamos pactando con el diablo?

Cita:
Iniciado por DJuank Ver Mensaje
¿Pero no era esta misma vieja la que decía que constitucionalmente el Presidente estaba obligado a conseguir la paz al precio que fuese, incluso pactando con los mismos demonios?

No es dificil entender el sentido que ella queria darle a sus notas cuando pedía mayor compromiso por parte del ejecutivo con la paz. Son los detractores del proceso quienes afirman a cada rato que los "entreguistas" exigen se les perdonen a los narcoguerrilleros sus secuestros, violaciones, atentados y que los eligamos "pa toa la vida!!" como maximos jerarcas de nuestro país. El tipico grito de "le van a entregar el pais al cocooooooo!!" que pegan cada vez que un gobernante le pide al coco que exponga sus motivos.

cesar coy no está en línea   Responder Citando
Antiguo 24-09-2012 , 18:15:11   #6
Denunciante Ultra
 
Avatar de Heráclito
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 26.746
Me Gusta Recibidos: 15731
Me Gustas Dados: 10358
Ingreso: 19 jun 2011

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 41
Nominated Temas Ganadores: 0
Reputacion
Puntos: 823905
Heráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputaciónHeráclito tiene reputación más allá de la reputación
Premios Recibidos
Mejor Colaborador Mencion De Honor Denunciando Concurso General Mejor Posteador Nuevo 
Total De Premios: 4

  
Predeterminado Respuesta: ¿Estamos pactando con el diablo?

Cita:
Iniciado por pipe333 Ver Mensaje
¿Estamos pactando con el diablo?

Por: NATALIA SPRINGER |
7:34 p.m. | 23 de Septiembre del 2012
Natalia Springer

Mienten las Farc cuando, torciendo las palabras, se niegan a aceptar que fueron ellos los que se inventaron el secuestro, los que convirtieron en ley propia una obscena forma de esclavitud y tráfico de personas.

Mienten las Farc cuando, torciendo las palabras, se niegan a aceptar que fueron ellos los que se inventaron el secuestro, los que convirtieron en ley propia una obscena forma de esclavitud y tráfico de personas. Mienten cuando se resisten a aceptar que hicieron del Caguán un campo de concentración. Esa es una imagen angustiosamente inolvidable: la cochera con paredes de alambre de púas en la que permanecían decenas de víctimas encadenadas al cuello. Mienten cuando aseguran que nada tienen que ver con el narcotráfico, que no reclutan niños y niñas, que no hay esclavitud sexual en sus filas, que no han causado dolor y que nada les deben a sus víctimas, porque las víctimas son ellos.

Y entonces es aquí donde hay que preguntarse: ¿qué y con quién estamos negociando? ¿Qué legitimidad, si alguna ostenta, tiene una negociación con enemigos de los más básicos principios de la dignidad humana, en cuya defensa hemos justificado el uso de la fuerza?

La admisión de fondo de este proceso de paz consiste en aceptar que las Farc no son un capricho ideológico, nacido de la imaginación de un megalómano, como sí sucedió con Sendero Luminoso en el Perú, ni representan el trasnochado sueño comunista, ni son la versión criolla de Al Qaeda. Las Farc representan, lamentablemente, el último lastre histórico, la gran deuda pendiente de la institucionalidad colombiana con la agenda política de los movimientos de los 60. Hay que resolver el pacto inconcluso con el liberalismo campesino deliberante y la agenda agraria, que terminaron sacrificados por la cúpula que negoció el Frente Nacional. Esa es una deuda que aún hoy nos sitúa como una de las naciones más desiguales del planeta.

Esta negociación le da al Estado colombiano la excepcional oportunidad de poner en marcha mecanismos que permitan erradicar esas grandes desigualdades que empiezan (no terminan) en el campo y que no podrían abordarse por los medios actuales sin desatar una (otra) guerra civil. Es la oportunidad de saldar la deuda de integración regional.

¿Cómo desandar tanta barbarie? De aquí se deriva nuestra primera obligación. Como sociedad, es nuestro deber exigir que el primer objetivo de esta negociación no sea el cese del fuego. A las Farc no hay que creerles, hay que exigirles la adherencia a los principios del Derecho Internacional Humanitario bajo estrictos parámetros de verificación, como en su momento sucedió con el Frente Sandinista en Nicaragua, el FMLN en El Salvador y la URNG en Guatemala.

Ya en ese camino, tal vez tengamos la oportunidad de empezar a enfrentar la agenda del siglo XXI. El diagnóstico es sombrío. Tenemos un estado de barbarie bien gerenciado, aspiracional, enmarcado por leyes magníficas, transitado por millones de víctimas, señalado como la peor crisis de desplazamiento en el planeta, amenazado por cientos de bandas criminales. Nuestra paz está en la transición, en la reformulación de un pacto de civilidad que no tenemos, en el que quepamos todos, en el que "cada colombiano deje de ser un enemigo".

En ese sentido, hace falta y es correcto trazar como meta una comisión de la verdad como instrumento de diagnóstico, como catarsis, como estación indispensable hacia la reconciliación. Nos permitirá mirarnos al espejo y, sobre todo, revisar el pacto de civilidad que tanto necesitamos para repensar esa cultura maldita que sustancia todos nuestros problemas: la pobreza como sinónimo de invisibilidad, la exclusión, el ejercicio de la política y las formas de representación, etc.

Y, por supuesto, debe posicionarnos en la agenda global: ¿es sostenible la actual alianza en la fallida guerra contra las drogas, una guerra cuyas consecuencias amenazan la estabilidad y la viabilidad del Estado, no solo en Colombia, sino en toda la región? Es largo el camino, pero hay que empezar a soñarlo.


Natalia Springer
@nataliaspringer
Fuente: eltiempo.com
Un escrito enjundioso que no solo aterriza el proceso de paz sino que lo sitúa dentro del contexto histórico el reto que enfrenta la sociedad colombiana.

Lo primero que señala Natalia, lúcida como siempre, es la catadura del enemigo que dentro de pocos días se sienta en la mesa de la paz a desandar el camino de la guerra. No vamos a echar voladores ni a soltar palomitas blancas como en épocas de Belisario Betancur. Son conversaciones de paz con una agrupación cínica que hizo de la violación al DIH su razón de ser. Como lo dijo alguna vez Tirofijo, que no cumplían el DIH porque ellos no lo habían firmado, como si hubiera que firmar para portarse como ser humano.

Pero aparte de cuestionar la legitimidad de este proceso, el escrito aborda otros temas acordes, empezando por el primordial, el origen de la subversión, que no es un capricho ideológico sino el lastre que dejó la deuda que jamás se pagó con el liberalismo campesino y su agenda libertaria de los 60, con los movimientos políticos que querían un país incluyente, un país que rompiera con el atraso, la pobreza y las castas de las pocas familias que gobernaron y gobiernan este país con mano de hierro.

Y aquí es cuando Natalia señala a este proceso de paz como una oportunidad excepcional para erradicar estas desigualdades e integrar ese país agrario y atrasado con el país urbano y se pregunta cómo desandar este camino de guerra infinita, de barbarie manifiesta? Dos maneras pone sobre la mesa. Nada de cese al fuego porque a las Farc no les cree nadie, y obligarlas a que cumplan con el DIH, bajo estrictos mecanismos de verificación.

Y transitando por el camino de la paz, Natalia considera que es la oportunidad para reformular el que llama "pacto de civilidad" en un país que sufre la mayor tragedia de desplazamiento del planeta, un pacto en el que todos quepan, en el que "cada colombiano deje de ser un enemigo" y de ahí la importancia de una Comisión de la verdad, como ha sucedido en otras partes y en otros procesos y demos el paso a una cultura diferente as la que tenemos donde la pobreza, la guerra y la desigualdad son su sustrato.

Y finaliza con una verdad de a puño. Hay que repensar la guerra contras las drogas, la que ha corrompìdo a los Estados y a las sociedades.

Un artículo interesante para ponerse a pensar. La paz es el camino, arduo, lleno de obstáculos, con muchos enemigos, pero hay que transitarlo, si queremos salir del hueco de la guerra, el miedo, la intolerancia y el atraso.


Heráclito no está en línea   Responder Citando
Respuesta

Etiquetas
diablo, pactando, ¿estamos

Herramientas



La franja horaria es GMT -5. Ahora son las 14:46:09.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.9
Derechos de Autor ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.
DeNunCianDo.CoM ©
DeNunCianDo


Page generated in 0,15565 seconds with 19 queries

SEO by vBSEO