Enrique Santos rompió el silencio y habló de su hermano el Presidente
DeNunCianDo  
Denunciando   Urbantuning   Futbol Es Pasion   Video Porno luly bossa Completo   Video Porno Sandra Muños Completo   Alejandra Omaña Primer video porno   Lina Arroyave, DESNUDA, la mama del hijo de Kevin Roldan   

Retroceder   DeNunCianDo » ..:::: CoMuNiDaD DeNunCianDo.CoM ::::.. » Discusiones Generales » Politica y Sociedad

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la información y discusión de todo lo relacionado con nuestro país, departamento y ciudad, pero también de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fenómenos sociales y datos históricos tienen su sitio aquí. Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los demás y sin insultos.

Hola Invitado!
Tomate un minuto para registrarse, es 100% GRATIS y no veras ninguna publicidad! ¿Qué estás esperando?
tapatalk Para Ingresa a Denunciando.com por medio de TapaTalk Clic ACA
Registrarse Ahora
Politica y Sociedad »

Enrique Santos rompió el silencio y habló de su hermano el Presidente

Participa en el tema Enrique Santos rompió el silencio y habló de su hermano el Presidente en el foro Politica y Sociedad.
....



Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
Verón rompió el silencio Jean_c Noticias 1 12-08-2010 16:10:59
Enrique Iglesias organizará la despedida de soltero de su hermano MiL0 Television y Farandula 0 28-04-2010 18:56:12
'El Papa rompió el silencio contra la pederastia', dice cardenal Kasper WeBMaSTeR_ShEvI Politica y Sociedad 0 27-03-2010 22:11:55
Juan Manuel Santos rompió carta de amenaza enviada por las Farc Tyler Durden Politica y Sociedad 11 02-03-2010 12:09:09
Las confesiones del hermano del Presidente QUEMANTANALETA Politica y Sociedad 12 04-12-2009 11:52:00

Respuesta
Antiguo , 09:18:02   #1
Sweatdrop Enrique Santos rompió el silencio y habló de su hermano el Presidente Calificación: de 5,00

Enrique Santos rompió el silencio y habló de su hermano el Presidente







Siendo Juan Manuel ministro, afirmé en una entrevista: "Dios nos libre si él es Presidente".

Enrique Santos Calderón, ex director y ex columnista de EL TIEMPO, rompió el silencio periodístico que había prometido conservar mientras su hermano ocupara la Casa de Nariño, y escribió su visión del actual gobierno.
Mañana hará un año, Juan Manuel Santos le ganó en primera vuelta al candidato que había dominado las encuestas. La cadena de sorpresas políticas apenas comenzaba.

Luego, el debate televisado en el que Antanas cavó su propia fosa; la paliza electoral en la segunda vuelta; el anuncio, pocos días después, de ministerios para Germán Vargas y Juan Camilo Restrepo, y mano tendida para Chávez proyectaron, todos, un perfil desconcertante de quien se presumía un clon bogotano de Álvaro Uribe.

Yo me confieso entre los desconcertados. Positivamente, en este caso. No porque pensara que fuera a ser un 'Uribito' -lo conozco demasiado para eso-, sino porque no imaginé que se destetara así de rápido del Presidente del cual era heredero proclamado. Pero los mensajes fueron tan inmediatos como inequívocos.

Un viejo amigo comentó que el día de la posesión presidencial me había visto durante la ceremonia con cara de "resignada admiración". Lo dijo con explicable ironía, pues conocía la larga historia de desencuentros que he tenido con mi hermano menor desde que, siendo subdirector de EL TIEMPO, se lanzó hace 20 años a la política. Decisión que causó traumas en el periódico, y que yo y otros miembros de la familia criticamos como muy lesiva para su credibilidad. La polémica tuvo previsible resonancia en los medios, que no desaprovecharon tamaño papayazo en el -en ese entonces- diario de los Santos.

Hoy, muchos años y muchas discusiones después, puedo afirmar sin rubores ni matices que fue más admiración que resignación lo que sentí esa lluviosa tarde del 7 de agosto, escuchando en la primera fila de la Plaza de Bolívar con mis hermanos, Luis Fernando y Felipe, el discurso de posesión de Juan Manuel. Su primera alocución como Presidente de los colombianos -impactante, coherente e impecablemente articulada para quien no se había destacado como orador de plaza pública- me disipó las últimas dudas de que estaba a la altura del cargo que había añorado toda una vida.

La verdad, no había sido el más entusiasta de sus partidarios.
Además de las fisuras que dejaron nuestras peleas, me inquietaba su lado distante y frío, unido a una trayectoria política huérfana de elección popular. Menos aún me convencía su celebrada "buena estrella", ese sentido de la oportunidad que lo dejaba siempre bien parado a pesar de cualquier tropiezo.

Todo eso me volvía escéptico y hasta sarcástico: siendo yo presidente de la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) y él ministro de Defensa en pleno apogeo, llegué a afirmar en una entrevista: "Dios nos libre si Juan Manuel es Presidente" (refiriéndome a la credibilidad del periódico y a la seguridad de la familia, pues en esos días la Policía había frustrado un atentado de las Farc contra mi hermano Luis Fernando y yo).
Algo muy distinto -por supuesto, lo que cuenta en estas cosas- es la tenacidad, disciplina y seguridad en sí mismo que en todos esos años demostró. Desde que se lanzó a la arena pública, mi hermano sabía lo que quería. Y lo que hacía, lo hacía bien. Como ministro de Comercio de Gaviria, de Hacienda de Pastrana y de Defensa de Uribe, comprobó sobrada capacidad ejecutiva y don de mando.

Pero fue en el fragor de la campaña presidencial del 2010 donde aprecié la dimensión del talento personal y la garra política de Juan Manuel. En el torbellino de la primera vuelta y sus cinco candidatos, este niño bien, símbolo por excelencia de la oligarquía, amamantado por apellido y diario familiar, posicionado sagazmente como sucesor de Uribe y cuestionado por todo esto, y algo más, se convirtió en trompo de poner de los comentaristas más influyentes de los medios. ¿Quién no iba a dispararle a blanco tan jugoso?

Todos le dieron duro y parejo. Comenzando por columnistas de su propia casa editorial, y siguiendo por los principales opinadores del país, ensimismados con la fresca alternativa verde de Mockus (tal vez la excepción más notable fue Roberto Pombo, quien siempre decía: "Esto no es un juego; Juan Manuel será sin duda mejor presidente que Mockus y EL TIEMPO lo debe apoyar").

Y fue allí, recibiendo palo en radio, prensa y televisión, donde le vi temple, autocontrol y madera de estadista. Y algo parecido a la humildad, que no le conocía.



El revolcón tranquilo


De ahí en adelante comenzó a sorprender y a convencer cada vez más, y a dejar sin adjetivos a quienes habían sido sus implacables críticos en los medios. Fue revelador y hasta divertido ver cómo Caballeros y Mariajimenas, Orozcos y Zuletas, Bejaranos y Gardeazábales reconocían a regañadientes que Santos lo estaba haciendo bien, al tiempo que entre la opinión crecía la complacencia con el cambio de estilo en la cúpula del Estado. Más conciliador y tranquilo. Se le bajó el tono a la belicosidad con todo el mundo (Corte Suprema, oposición, organizaciones sociales, países vecinos...) y se ambientó una especie de paz política, que ha facilitado el trámite de la agenda legislativa y un debate más tolerante en el Congreso.

El llamado a la unidad nacional y el timonazo diplomático fueron, a mi modo de ver, los dos elementos claves del cambio en el clima político. Aunque de inmediato generaron otras tensiones. Con heterodoxo gabinete ministerial, viraje exterior, ley de tierras y víctimas, anuncio de que no estaban cerradas las puertas al diálogo con la guerrilla y la ruidosa pero significativa polémica sobre el conflicto armado -amén de otras desavenencias de forma y fondo-, la colisión de Santos con Uribe es tan inevitable como creciente.

Aunque a muchos preocupan, estas contradicciones me parecen saludables. Ponen sobre la mesa un componente (¿ideológico?) que hace falta en el debate político nacional y contribuyen a clarificar posiciones: la diferencia entre centro y derecha, por ejemplo. Con tal de que no degeneren en pugna de adjetivos y personalismos desgastadores. Las elecciones de octubre despejarán, en todo caso, la correlación de fuerzas entre santismo y uribismo. Y si sobrevive la coalición de unidad nacional. Y si Álvaro Uribe pasará a encabezar la oposición.

No lo puedo asegurar, pues muy poco hablamos, pero todo indica que Juan Manuel busca que el Partido Liberal reencuentre su identidad histórica, social y reformista. Siento que cada vez lo ronda más la sombra tutelar de Eduardo Santos, el tío abuelo ex presidente, cuyo gobierno (1938-1942) se caracterizó por un centrismo ecuánime y progresista. Si en lo internacional, Churchill y Roosevelt son sus referencias históricas más notables, en lo doméstico, tanto el contenido como el tono del gobierno actual evocan en varios aspectos al de Eduardo Santos hace 70 años.

El revolcón ideológico de la Casa de Nariño ha sido juzgado como traición al legado de Uribe, no solamente por los escuderos colombianos del ex presidente. En Venezuela, donde la oposición tenía a Santos como su héroe antichavista, el desconcierto fue mayúsculo. Me consta lo duro que la golpeó la frase sobre el "nuevo mejor amigo", cuando la soltó por primera vez en octubre pasado, durante una asamblea de la SIP en Mérida (México), en donde convencí a Juan Manuel de que fuera a hablar ante directores de medios de todo el continente. La verdad, no me costó trabajo, pues era una buena plataforma para explicar su política internacional y él se mueve como pez en el agua en estos escenarios.

Desayunando en el hotel antes de su intervención, me preguntó cómo estaba el ambiente y le dije que "¡pilas!", porque los venezolanos estaban cargados de tigre. Y, en efecto, la primera incisiva pregunta en el atestado recinto fue sobre Chávez. Antes de que el periodista terminara, lo interrumpió con "ah, usted me está hablando de mi nuevo mejor amigo". La obvia ironía -aunque no para todos- produjo instantes de total silencio, seguidos de una gran carcajada general que distendió de inmediato el ambiente.
Luego, hizo un pragmático análisis de por qué como Jefe de Estado tenía que pensar en los intereses superiores de Colombia, soltó un par de anécdotas sobre su vida de periodista y arrancó -aunque no de todos- sonoros aplausos al final. Llevaba tres meses de Presidente y ya había dado varias muestras de habilidad dialéctica, pero la prueba de ese día, ante un escéptico auditorio de veteranos periodistas gringos y latinos, debo decir que me impresionó.





Comentarios Facebook

ripley no está en línea   Responder Citando

compartir
                 
remocion sep Gold sep Silver sep Donar

marcaNo Calculado   #1.5
SponSor

avatar
 
Me Gusta denunciando
Estadisticas
Mensajes: 898.814
Me Gusta Recibidos: 75415
Me Gustado Dados: 62988
Fecha de Ingreso: 02 jun 2006
Reputacion
Puntos: 1574370
Ayudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen camino
emoticon Re: Enrique Santos rompió el silencio y habló de su hermano el Presidente

 
 
   
   
_______________________________________________
Publicidad :)
conectado
Antiguo 30-05-2011 , 09:18:42   #2
Denunciante Importante
 
Avatar de ripley
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 6.931
Me Gusta Recibidos: 2184
Me Gustas Dados: 107
Ingreso: 02 ago 2007

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 6
Nominated  Temas Ganadores: 1
Reputacion
Puntos: 99357
ripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Diosripley Mas alla que cualquier Dios
  
Sweatdrop Respuesta: Enrique Santos rompió el silencio y habló de su hermano el Presidente

Viendo llover en Macondo

Pero no hay felicidad que dure cien años ni clima que lo permita. Dentro de los planes del Presidente, un hombre que todo lo calcula, no figuraba un invierno devastador e interminable. Un macondiano diluvio universal -"surrealista", lo calificó Time- que, además de vías y viviendas, ha erosionado su popularidad y trastocado toda su estrategia de inversión. Poco importa que no sea su culpa. Si la ayuda no llega, el Gobierno falla. Neutralizar los estragos del "general Invierno" será una operación más complicada que dar de baja a 'Jojoys' o 'Cuchillos'.

El frente invernal constituye el mayor desafío a la ideología del "buen gobierno" que Santos profesa hace dos décadas, y aquí se juega su fama de gerente y de tecnócrata. Debe preocuparlo que, seis meses después de la declaratoria de emergencia y en medio de la segunda ola invernal, la brigada élite que nombró no haya sobresalido por sus resultados. En una sociedad hastiada de la corrupción oficial y privada, el desastre invernal puede exacerbar la indignación colectiva con la venalidad e ineptitud de unos y otros.

Invierno y corrupción son el doble talón de Aquiles frente al cual Santos tiene que desplegar toda su capacidad de liderazgo personal. So pena de que se expanda un ya perceptible desaliento general. Ha dado a entender que aquí no será ni tranquilo ni tolerante. Mal podría, cuando no hay fisco ni reformas que aguanten la desbordada corrupción que carcome al país. Después de Nules, Estupefacientes, Saludcoops... ¿qué más nos falta?
JMS ha mostrado su intención de destapar ollas podridas, como el sistema de salud o la Dirección de Estupefacientes, donde debe haber medidas ejemplarizantes y peces gordos en la cárcel. Pero la lucha contra la corrupción es un arma de doble filo. Este destape no oculta el hecho de que los escándalos se engendraron durante el gobierno anterior, al que sirvió el actual Presidente. Dependerá, otra vez, del manejo político que le dé y de mostrarles a los colombianos las diferencias y las líneas de fractura.

Pero su mayor reto es que la Ley de Víctimas no sea un canto a la bandera. El gobierno Santos puede pasar a la historia si logra una real restitución de tierras para los centenares de miles de campesinos despojados. Va a la nuez del conflicto de este país y debería ser el eje de su política social. Por la forma tan personal como asumió el proyecto, parece que lo será. No puede ser gratuito que, en un hecho sin precedentes, lo haya radicado como Presidente en el Congreso. Gestos simbólicos significativos que, ya aprobada la ley, exigirán compromiso a fondo para aplicarla y mano fuerte para defender a los campesinos de sus eternos victimarios.

Entre las reformas planteadas por JMS, cabe destacar la que busca proteger los recursos públicos de los focos de corrupción en alcaldías y gobernaciones: la célebre ley de regalías. No será fácil. Ha resultado imposible, por ejemplo, saltarse a los poderes locales y regionales en la distribución de la ayuda para los damnificados del invierno. Aquí habrá polémica y tires y aflojes con caciques grandes y pequeños, con los que tendrá que muñequear. Sin permitir que las interferencias atrasen más la entrega de ayudas y la rehabilitación de las áreas inundadas.

Un flanco especialmente delicado, que no puede descuidar un gobierno presidido por un ex ministro de Defensa, es el de la seguridad, que puede volverse cada vez más polémico. Entre otras por cuenta del reiterado mensaje uribista de que se ha retrocedido en este terreno. Las estadísticas no son críticas, pero la percepción ciudadana sí está afectada: en la última Gallup, el 64 por ciento siente que se ha empeorado en este aspecto.
Asimismo, tarea que no sobraría es la de compactar más las Fuerzas Militares para evitar brotes de malestar o desmoralización que algunos estimulan.

La salud es, por supuesto, tema crucial, donde este gobierno debe jugarse a fondo. Se consagraría si reforma de verdad un sistema sin controles, plagado de incentivos perversos, que ha beneficiado más el patrimonio de las EPS que la salud de los colombianos.
Hay que depurarlo, de acuerdo, pero ¿qué sistema de salud busca? Sobre esto no hay claridad alguna y debe enviar pronto un mensaje que despeje la gran ambigüedad reinante.

Otro campo donde falta definición es el cada vez más estratégico de la minería. Dadas las últimas polémicas en varias regiones, el Gobierno está en mora de clarificar normas y procedimientos. Es lo que esperan las empresas y también los defensores del medio ambiente. Para no hablar del siempre atrasado sector de obras públicas, que clama por medidas drásticas para salir de un sistema de contratación absurdo y de una tramitología asfixiante.
Aquí el Gobierno tendrá que darse la pela, porque no es viable un país con el agua al cuello y sin puentes ni carreteras.

Se me quedan infinidad de temas en el tintero (desempleo rampante, reforma educativa enredada, funcionarios que no dan la talla, boato y despilfarro innecesarios, etc.), pero una conclusión provisional es que Juan Manuel Santos ha roto paradigmas e introducido otra forma de ejercer el poder. En el campo internacional, el más sobresaliente, le ha dado a Colombia un protagonismo hace tiempos no visto. Reunirse con Obama en Washington y recibir a Chávez en Cartagena, pasar de tête-à-têtes con Sarkozy, Zapatero y Merkel a presidir el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas; lograr la secretaría de Unasur o el arreglo de Honduras, son logros que reflejan una política exterior con visión e independencia.

En el frente doméstico el cuento es otro. Las múltiples incógnitas y los enorme retos ya presentes dibujan un horizonte menos despejado. Toda medida que tome el Presidente generará resistencias y tiene riesgos políticos. Y cada error se lo cobrarán a fondo. Por ahora tiene alineados a críticos y enemigos de antaño. Pero todos -en la política o en los medios- se mantienen con el cuchillo afilado.

Me había propuesto, en fin, no escribir sobre política mientras mi hermano estuviera en la Presidencia por obvias razones. Cualquier concepto, bueno, malo o feo, será leído a través del prisma familiar. Pero una vez al año no hace daño, me dije, y al recordar lo que arrancó aquel domingo 30 de mayo, no resistí la tentación de soltar esta opinión sobre su gobierno. Con el riesgo, claro, de que muchos piensen lo que perversamente dijo Felipe López alguna vez sobre Daniel Samper: "Fue un gran periodista hasta que se volvió samperista"

ripley no está en línea   Responder Citando
Respuesta

Etiquetas
enrique santos, hermano del poresidente, periodista

Herramientas



La franja horaria es GMT -5. Ahora son las 12:52:04.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.9
Derechos de Autor ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.
DeNunCianDo.CoM ©
DeNunCianDo


Page generated in 0,10943 seconds with 14 queries

SEO by vBSEO