DeNunCianDo  
Denunciando   Urbantuning   Futbol Es Pasion   Video Porno luly bossa Completo   Video Porno Sandra Muños Completo   Alejandra Omaña Primer video porno   Lina Arroyave, DESNUDA, la mama del hijo de Kevin Roldan   

Retroceder   DeNunCianDo » ..:::: CoMuNiDaD DeNunCianDo.CoM ::::.. » Discusiones Generales » Politica y Sociedad

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la información y discusión de todo lo relacionado con nuestro país, departamento y ciudad, pero también de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fenómenos sociales y datos históricos tienen su sitio aquí. Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los demás y sin insultos.

Hola Invitado!
Tomate un minuto para registrarse, es 100% GRATIS y no veras ninguna publicidad! ¿Qué estás esperando?
tapatalk Para Ingresa a Denunciando.com por medio de TapaTalk Clic ACA
Registrarse Ahora
Politica y Sociedad »

Consumir si nproducir = Pobreza

Participa en el tema Consumir si nproducir = Pobreza en el foro Politica y Sociedad.
....



Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
poner tu xp como el vista sin consumir ksi recuros aleps Software - Programas 36 28-08-2010 11:46:01
Por que no consumir drogas ni robar? Ronaldo Dalima Chistes / Cosas Charras 3 12-03-2010 18:03:59
10 Drogas que no debes consumir al manejar -El Mara- Chistes / Cosas Charras 3 31-01-2010 03:44:04
10 Drogas q no debes consumir.........Buen video CH()NTADUR() Zona YouTube 6 16-10-2009 00:15:01
10 drogas que no debes consumir mientras conduces johandrg Zona YouTube 6 06-09-2009 01:01:06

Respuesta
Antiguo , 18:06:46   #1
Predeterminado Consumir si nproducir = Pobreza Calificación: 5,00 de 5,00

Consumir sin producir = pobreza









- En los últimos 12 años, contando con un fabuloso ingreso fiscal petrolero superior a los 300 mil millones de dólares, la producción por habitante cayó casi 10%, mientras que el consumo por habitante creció casi 40%.La forma de compensar este fenómeno ha sido mediante masivas importaciones, las cuales pasaron de 10 mil millones de dólares en 2004 a 50 mil millones en el día de hoy

Es evidente que en la naturaleza de la economía petrolera venezolana, sustentada en lo que se ha dado en llamar el Petro-Estado, se sostiene la posibilidad de instaurar un sistema de corte socialista en nuestro país. El profesor Asdrúbal Baptista, acucioso investigador de nuestra realidad económica, acuñó el término “abundancia sin crecimiento”. Se refería a la circunstancia según la cual en economías petroleras como la nuestra, la oferta de recursos de capital no generan su propia demanda. Dicho de otro modo, el gasto de los dineros provenientes de la renta de los hidrocarburos por parte de los gobiernos tiene un impacto transitorio en los niveles de consumo de la población, pero no produce un impacto real positivo en la economía productiva, ya que no se traduce en mayor generación de riqueza a mediano y largo plazo.

En los últimos 12 años, contando con un fabuloso ingreso fiscal petrolero superior a los 300 mil millones de dólares, la producción por habitante cayó casi 10%, mientras que el consumo por habitante creció casi 40%. La forma de compensar este fenómeno ha sido mediante masivas importaciones, las cuales pasaron de 10 mil millones de dólares en 2004 a 50 mil millones en el día de hoy. Es decir, tenemos una sociedad que consume sin producir, lo cual conduce, tarde o temprano, al empobrecimiento.

Luego de aquel espectacular crecimiento inicial los líderes soviéticos se preguntaban qué había ocurrido, qué produjo aquel colapso. Muy simple, fue el resultado de las políticas económicas socialistas que le permitieron al Estado, apuntando en su condición de dueño del recurso y la industria petrolera, liquidar al sector privado y asumir el total control de las empresas y la agricultura.

Caso soviético

Leonor Filardo, otra destacada economista venezolana, en un ensayo sobre la naturaleza de los Petro-Estados indicaba que la Unión Soviética sustentó su desarrollo económico en dos factores: La primera, en la posibilidad de disponer de abundante mano de obra semi-esclava y de su condición de nación productora y exportadora de petróleo. Efectivamente a partir de 1945 la producción petrolera en esa nación se incrementó significativamente y contribuyó a mantener la revolución. Sin embargo, a partir de mediados de los años 80 del siglo pasado, la producción petrolera comenzó su declinación y en 1991 la URSS se desintegró.



El agotamiento

En Venezuela, luego de varios años de gestión económica de inspiración socialista, que durante un tiempo generaron una sensación de prosperidad, estamos empezando a ver la presencia del conjunto de factores que van dibujando el cuadro económico de agotamiento de un modelo sustentado en el estatismo petrolero. Luego de los primeros 5 años de gestión revolucionaria caracterizada por la dura confrontación política por el poder (hechos del 11, 12 y 13 de abril, paro cívico, paro petrolero, guarimbas, pronunciamientos militares de la Plaza Altamira y referéndum revocatorio), el proceso entra en una nueva etapa. Los precios del petróleo empiezan un ascenso vertiginoso a partir del año 2004. Con el control político y económico total como consecuencia del triunfo sobre sus adversarios, el Gobierno de Hugo Chávez emprende, aunque sin proclamarlo todavía, su camino al socialismo.

Sin embargo, como dijimos antes, empiezan a mostrarse los síntomas del agotamiento. Según cifras del Banco Central de Venezuela, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) durante el año 2004 fue de un espectacular 18%. No obstante, esta tendencia positiva se detuvo en el año 2008, cuando el incremento del PIB alcanzó apenas 4,9%. En este lapso de 5 años el país experimentó la mayor bonanza petrolera de su historia, llegando a estar el precio el crudo en julio de 2008 en un nivel superior, en términos reales al que tuvo en 1981, año que había marcado récord como el que registró el índice más elevado en la cotización del barril venezolano.

Si nos remitimos a los hechos podemos constatar que durante el auge de ingresos provenientes de la renta petrolera el país conoció una tendencia de crecimiento cada vez menor. La paradoja es que mientras más subían los precios del petróleo, menos era el crecimiento del PIB. El impulso inicial otorgado a nuestra economía como consecuencia del sobreingreso fiscal derivado de los hidrocarburos y, a través del gasto público durante los años 2004, 2005 y 2006 (con crecimientos del PIB de 17,9%, 9,4% y 10,4% respectivamente), empieza a perder fuerza precisamente en los años durante los cuales se tuvieron los mayores precios del petróleo, llegando el barril venezolano a cotizarse en un promedio de 65 dólares en 2007 y 90 dólares en 2008. Visto de forma simple, el ritmo de crecimiento de nuestra economía perdió impulso al pasar de 10,4% en 2006 al 4,9% de 2008, es decir, que se redujo a la mitad en el referido lapso.

Por áreas de la economía se observa que la tendencia fue alarmantemente decreciente durante la pasada bonanza petrolera. En el segmento de manufacturas el incremento de esta actividad fue de 21,5% durante 2004 y de apenas 1,6% en el 2008. En la construcción, el sector avanzó 25% en 2004 y apenas 7% en 2008. En el área del comercio y los servicios la actividad creció 28% en 2004 y sólo creció 3,8% en 2008. En el sector de instituciones financieras y seguros el crecimiento fue de 40% en 2004 y sólo de 2% en 2008.

Otro dato preocupante y que confirma todo lo anteriormente dicho es que según estadísticas de la Confederación Nacional de Industriales de Venezuela (Conindustria), las industrias del país no han podido recuperar los 250.000 empleos que se han perdido en los últimos 8 años, ya que mantienen en sus nóminas unos 300.000 trabajadores de los 550.000 que tenían en el año 2000.

En efecto, los índices de inversión de capital en el sector privado y también en el público están en sus niveles más bajos de su historia. Al cierre del 2004 la inversión total en el país de empresas y Estado, representaba apenas el 13% del PIB y hoy esta cifra es inferior. Los países para tener crecimiento económico sostenido y que represente un incremento real en el índice del PIB por habitante, requieren unos niveles de inversiones de capital equivalentes a más de un 25% del tamaño de su economía todos los años. De esta forma se puede obtener un crecimiento en la generación de bienes y servicios, a una tasa superior a la del aumento de la población. Así puede crecer el tamaño de la torta que se va a repartir a un ritmo mayor que la del número de sus comensales.

Hoy, luego de la caída de los precios del crudo ocurrida a finales de 2008 y durante 2009 (los ingresos petroleros cayeron el año pasado un 42%), tenemos una actividad económica interna sumamente debilitada como para poder responder y convertirse en una alternativa frente a la erosión del gasto público, como instrumento que apuntale la economía. El sector manufacturero cerró 2009 con una disminución de 7% y el sector comercio con una de 14%. Esta tendencia se ha mantenido en lo que va de 2010, al caer la manufactura en un 10% y el comercio un 11,6%. Ambos sectores representan el 30% del PIB total, lo que nos da una idea de lo deteriorado que está el ambiente de negocios en el país.
Nuevamente la paradoja de la abundancia o la abundancia sin crecimiento de la que tanto ha hablado Asdrúbal Baptista, vuelve a pasar su terrible factura. Si mientras duró la bonanza petrolera nuestro crecimiento económico fue perdiendo sistemáticamente impulso, ahora estamos experimentando una situación muy comprometida con unos precios del petróleo que tienden a perder, por ahora, su racha alcista y empiezan a estabilizarse entre 75 y 80 dólares el barril.

La caída del PIB durante el cuarto trimestre de 2009 en niveles alarmantes de 5,8%, para cerrar ese año con un -3,3% en el desempeño de nuestra economía, con una alta inflación de 25% (la más elevada de Latinoamérica) y la repetición de esa caída del producto en otros 5,8% durante el primer trimestre de 2010, con una inflación acumulada hasta junio pasado de más de 16%, constituyen una evidencia de la inexorable repetición de la Ley de Hierro que caracteriza nuestra economía petrolera. Su condición cíclica, atada a los altos y bajos de la cotización de los hidrocarburos, nos coloca en el mismo punto de hace varias décadas atrás. Obstinadamente y con una tenacidad digna de mejor causa, la clase dirigente venezolana se empeña en continuar el rumbo que lleva a la nación hacia el fracaso económico.

Comentarios Facebook

__________________

ʃʈɑɲ ϻɑɽʂɧ no está en línea   Responder Citando

compartir
                 
remocion sep Gold sep Silver sep Donar

marcaNo Calculado   #1.5
SponSor

avatar
 
Me Gusta denunciando
Estadisticas
Mensajes: 898.814
Me Gusta Recibidos: 75415
Me Gustado Dados: 62988
Fecha de Ingreso: 02 jun 2006
Reputacion
Puntos: 1574370
Ayudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen camino
emoticon Re: Consumir si nproducir = Pobreza

 
 
   
   
_______________________________________________
Publicidad :)
conectado
Respuesta

Herramientas



La franja horaria es GMT -5. Ahora son las 15:19:56.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.9
Derechos de Autor ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.
DeNunCianDo.CoM ©
DeNunCianDo


Page generated in 0,08653 seconds with 13 queries

SEO by vBSEO