Cuento político
DeNunCianDo  
Denunciando   Urbantuning   Futbol Es Pasion   Video Porno luly bossa Completo   Video Porno Sandra Muños Completo   Alejandra Omaña Primer video porno   Lina Arroyave, DESNUDA, la mama del hijo de Kevin Roldan   

Retroceder   DeNunCianDo » ..:::: CoMuNiDaD DeNunCianDo.CoM ::::.. » Discusiones Generales » Politica y Sociedad

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la información y discusión de todo lo relacionado con nuestro país, departamento y ciudad, pero también de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fenómenos sociales y datos históricos tienen su sitio aquí. Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los demás y sin insultos.

Hola Invitado!
Tomate un minuto para registrarse, es 100% GRATIS y no veras ninguna publicidad! ¿Qué estás esperando?
tapatalk Para Ingresa a Denunciando.com por medio de TapaTalk Clic ACA
Registrarse Ahora
Politica y Sociedad »

Cuento político

Participa en el tema Cuento político en el foro Politica y Sociedad.
....



Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
Se los cuento!!!!! RYU96220 Locales Y Caseritas 16 08-03-2010 16:16:31
Humor Politico. ►CDaniel◄ Chistes / Cosas Charras 5 08-09-2009 14:39:26
Chiste Politico PAISACRUEL Chistes / Cosas Charras 6 17-09-2008 21:39:23
el politico y el borracho juriberuiz Chistes / Cosas Charras 8 19-07-2008 23:42:31
chiste politico Sasuke. Chistes / Cosas Charras 10 06-09-2007 20:40:46

Respuesta
Antiguo , 01:28:55   #1
Predeterminado Cuento político Calificación: de 5,00

Siento que una, dos, tres, cuatro gotas de sudor caen con parsimonia por entre los límites de mi ceja derecha y la sien. Es el sol de este domingo histórico. Voy caminando tranquilamente calle arriba, con la certeza del deber cumplido, he contribuido, puesto mi grano de arena: voté. Cruza a pocos metros un Renault 9 del pasado con su bocina recurrente tal vez celebrando por anticipado los goles de la democracia. La sensación me llena de júbilo extraño y una tenue sonrisa se escapa de mis labios. Jamás pensé que dejaría llenar mi cerebro y venas de un sentimiento tan pueril, pero tras varias charlas con algunos amigos y compañeros de trabajo cedí; me dejé llenar por el espíritu encantador electoral: voté.

-¡Hermano! Reaccione, no ve que si no vota, este país sigue yéndose a la bancarrota. –dijo alguno – por gente así es que los políticos siguen montándose allá y haciendo lo que quieren.

-¡Exacto!- continuó otro- ¡Es qué ese es el problema! ¡Nadie vota! ¡Nadie vota!

-No es tan simple como eso, muchachos.- Había dicho Hernán, un muchacho paliducho que no llevaba más de un mes en la empresa- No sirve votar si antes no formamos ciudadanos políticamente cultos. Si nos concentramos en romper las barreras del abstencionismo, lo único que lograremos es que hagan parte de la gran masa de borregos que desfilan incautos hacia el matadero llevados por el pastor mediático que, en términos de Martín Heidegger, les impone una “existencia inauténtica” y hace que voten conforme a lo que él quiere, a lo que el establecimiento necesite, a lo que el stablishment mande. Hermano, yo le recomiendo que primero se informe, no sólo de los programas de gobierno, sino de conceptos políticos importantes. Le recomiendo que lea Rousseau, Maquiavelo, Locke, Stuar-Mill, Marx, Nietzsche, Hobbes; mejor dicho, edúquese bien al respecto, después lea sobre política latinoamericana, sobre economía, infórmese bien sobre la situación del país. Después agarre cada uno de los programas de los candidatos y ahí sí: ¡Hágale! Yo digo que el voto no es lo más importante, puesto que al fin y al cabo, y no temo caer en el cliché, todos los candidatos al fin de cuentas vienen siendo lo mismo en términos de cumplimiento de sus propuestas. Pero si usted se forma políticamente, eso le sirve toda la vida, hermano. Toda la vida. Así no se deja meter tan fácil los dedos a la boca.

-¡Oigan a este como está de aliviao! – respondió otro- Dizque mandándonos a leer semejantes ladrillos tan aburridores, no faltaba más. Vea hermano, lea prensa y con eso se forma un buen criterio, y vota. ¡Vota! ¿Después eligen a cualquiera y usted con qué cara critica si no formó parte del proceso electoral?

Semejante idea me llenó de argumentos y me decidí. Saber por quién no fue difícil. Mis compañeros se encargaron, también, de hacerme comprender que necesitábamos un tipo duro con pantalones amarrados con la correa de la severidad para acabar con la plaga que nos azotaba. La plaga no era más que un grupo de delincuentes –el MRBLMMC-EN (Movimiento Revolucionario Bolivariano Lenninista Marxista Maoista Castrista- Ejército de la Nación) que escudados por una supuesta ideología política se dedicaban al terrorismo y el narcotráfico. Los grandes analistas opinaron que esta sería una de las elecciones más movidas de toda la historia del país. La opinión pública se dividía entre las dos grandes figuras mediáticas: el candidato oficialista, partidario de la guerra total y el otro, un tipo que de forma inesperada había subido en las encuestas, pasado hippie, ideas undívagas y abiertas como el mar, polémico. Algún otro candidato hablaría de equidad social y demás, pero la opinión pública centro su atención sobre aquellos dos. El segundo candidato unificó el sentir de los oposicionistas, quienes no estaban de acuerdo con la política de seguridad del gobierno, pues según ellos, beneficiaba sólo a los ricos.

-Viejo, no le eche mucha cabeza al asunto – me aconsejó uno- y respóndame esta pregunta. ¿Cómo vamos a avanzar si estas ratas tienen asolado al país con sus ataques? Así no hay cómo avanzar. Esos terroristas son el más grave problema que tiene el país.

-Nuevamente insisto que no es tan sencillo el asunto, muchachos. –replicó nuevamente Hernán- vean, si ese fuera el único y principal problema de Colombia, está bien. Pero miren que aquí los problemas de desigualdad son muchos y muy graves. La distribución de la tierra por ejemplo, gran parte de ella en manos de unos pocos. La inequidad social genera conflicto, la falta de oportunidades también. Fíjense en eso también. La seguridad es importante, pero toca meterle plata a lo social.

-¡Ah, este man nos salió pues cómplice del terrorismo! –renegaron todos casi al unísono – que no se le note lo guerrillero.

Y así, me decidí a votar por el candidato oficialista. La mayoría no puede estar equivocada, pensé.

Estas cavilaciones son la banda sonora del camino hasta mi hogar –un apartamento al occidente de la ciudad que compartía con unos amigos-. Ya allí, y estando en el salón principal, un movimiento brusco proveniente del rincón que nace de la unión entre pared norte y este me saca de estas cavilaciones. Mi mente tarda algunos segundos en aceptarlo, es una rata gigantesca, de aproximadamente 40 centímetros de largo, que escapa por entre los muebles nuevos y se esconde tras el viejo escaparate que heredé del abuelo Elías. Me preocupo y mientras lo hago, corriendo voy en busca de una escoba filosa al sótano. La preocupación crece cuando noto que allí algunas ratas se esfuman ante mi llegada atrabancada. No le doy importancia y escoba en mano me devuelvo. Ya en la sala, le doy dos o más golpes al viejo mueble esperando la huída veloz de mi enemiga. Lo hace pero no logro asestarle ningún golpe, su cuerpo grácil le da celeridad a su escape hacia el sótano.

El odio visceral que profeso hacia las ratas le resta claridad a mis ideas. Siendo niño y mientras jugaba con el regalo de navidad más reciente, en la finca de mis tíos, fui atacado por una de campo, que además de morderme a mí, procedió de igual forma con mi juguete. Desde entonces les temo y detesto. Sin pensarlo mucho, salgo a la tienda de mascotas y compro un gato. Me alegran los resultados, desde que está aquí le he visto múltiples veces con ratas aún moribundas en sus finas fauces. Imagino que en pocas semanas el problema será cuestión del pasado.

Hoy noté algo extraño en los muebles, están totalmente aruñados, rasguñados, ¡vueltos mierda! Fue el gato, no hay duda. En la cocina también me aguardaban sorpresas, además de deposiciones me dejó en mala posición comiéndose algunas de mis reservas alimenticias. Gato glotón. Gato inútil. Gato hideputa. Eduardo, uno de mis compañeros, no tardó en quejarse.

-¡Ah! ¡Ese gato hijueputa me dañó todas las medias! – gritó furioso- ¡Sácalo ya mismo de esta casa que no sirve para un carajo!

Las ratas aún siguen haciendo de las suyas, empiezo a dudar de la efectividad de Maco –es así como decidí llamarle al felino aliado- y decido regarlo a algún sobrino. Prefiero no desgastarme más, sé que la solución está en mis manos, en mis dedos, en marcar un número telefónico. Lo hago, minutos después llega el exterminador de plagas.

-Hermano, la cuestión es muy sencilla. Yo le cobro cuatrocientas barras por el trabajo. –dispara sin anestesia- ya miré el sótano y algunos lugares estratégicos de la casa y le cuento que estamos invadidos. Conté como siete nidos y calculo que hay alrededor de cien ratas.

El número de ratas me estremeció tanto que no me fijé en el número de pesos, así que esa misma tarde empezó. Durante algunos días me quedé en casa de mamá, descansando un poco del chillido nocturno de mis difuntas e indeseadas compañeras. Retorné feliz puesto que había finiquitado el problema para siempre. Un rayo gris y veloz me refutó de un solo tajo. No podía creerlo. ¿Cuatrocientos mil perdidos? Idos eran. Busqué el baño para lavar mi rostro y pensar en una nueva solución. Un nauseabundo y nuevo olor se sumó a mis desgracias. Fuerte y penetrante, a alcantarilla. Cuatro días con sus noches después de mi llamada, los funcionarios de la empresa de alcantarillado tocaron a mis puertas. Hecha la revisión me informaron de un serio daño en el acueducto y en los canales de salida de deshechos.

-El problema es muy grave, muy costoso, y lleva tiempo repararlo. Pero en gran medida es el causante de la aparición de ratas en su casa. –explicó uno de los funcionarios- se formó también una humedad, que usted no percibió, por estar tan abajo en el sótano. La humedad debilitó parte de la estructura y ha formado algunos orificios por dónde entran más ratas, además de las que nacen en su interior por el problema que le comento. Es un caldo de cultivo más que propicio para su desarrollo.

-¿Y cuantitativamente de cuánto estamos hablando?- increpé presuroso.

-Viendo las dimensiones del problema, aproximadamente siete millones de pesos, señor. –respondió.

-¡Qué! ¡Eso es mucha plata, señor! ¿De dónde vamos a sacar tanta plata? –pregunto retóricamente- déjeme yo hablo de esto con el resto de los habitantes de la casa y decidimos que hacer. Cualquier cosa nos comunicamos con la compañía, gracias.

Llegada la noche les comunico la noticia a tres de mis compañeros. En casa somos siete.

-Hombre. Esas empresas quieren ganársela toda, por fuera nos hacen ese trabajo más barato. Es más, eso lo hacemos nosotros mismos. –dice Jaime.

-Sí, pero lo más importante es primero acabar con las ratas. –Comenta Eduardo, a quien apoyo- seguramente ellas causaron el problema del acueducto. ¿No habrán mordido la tubería?

-Muy posiblemente, hermano. – Contesto- lo mejor es que las matemos a todas y después vemos si hay necesidad de arreglar el daño. Vea que total el problema sólo afecta al baño de acá, del primer piso, y ese nosotros casi no lo usamos. Y las ratas se ven más que todo allá, y nosotros mantenemos más en el segundo que ahí. Y pues eso es cosa de echar bastante veneno y reducimos el número.

-Ah pues sí, que se las arreglen Esteban, Mateo, Julián y Lucas con el baño de ellos y el asunto de la cocina y el estudio; total, nosotros comemos y estudiamos en otra parte. –Comenta Jaime- lo importante es acabar con las ratas.

-¿Ve pero sabés qué? Yo sinceramente no creo que el problema de las ratas sea por ese cuento de la alcantarilla. –les comento a mis compañeros- yo creo que la fumigación de la semana pasada no funcionó por culpa del vecino.

-¡Ah!¡Pues claro! – exclama Eduardo como cayendo en cuenta de algo- Sí, ese viejo es dizque de la protesión de animales, ese seguro piensa que las ratas tienen sentimientos y sufren y sienten miedo y disparates por el estilo. Seguramente él es que las mantiene allá escondidas, se meten allá pero vienen aquí a hacer estragos.

Comentarios Facebook

__________________



Última edición por Guy Fawkes; 31-05-2010 a las 01:29:56
Guy Fawkes no está en línea   Responder Citando

compartir
                 
remocion sep Gold sep Silver sep Donar

marcaNo Calculado   #1.5
SponSor

avatar
 
Me Gusta denunciando
Estadisticas
Mensajes: 898.814
Me Gusta Recibidos: 75415
Me Gustado Dados: 62988
Fecha de Ingreso: 02 jun 2006
Reputacion
Puntos: 1574370
Ayudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen camino
emoticon Re: Cuento político

 
 
   
   
_______________________________________________
Publicidad :)
conectado
Antiguo 31-05-2010 , 01:29:25   #2
Denunciante Constante
 
Avatar de Guy Fawkes
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 825
Me Gusta Recibidos: 17
Me Gustas Dados: 30
Ingreso: 13 jul 2008

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 0
Nominated Temas Ganadores: 0
Reputacion
Puntos: 1671
Guy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillanteGuy Fawkes el Usuariox tiene un futuro brillante
  
Predeterminado Respuesta: Cuento político

La conversación paró allí. Acordamos echarle veneno al sótano del vecino, vaciándolo por el tragaluz que da al jardín. No le comentamos, puesto que sabemos que pretexto en mano no permitiría la ejecución de nuestro plan. Lo hacemos, días después toca a nuestra puerta y amenaza con demandar, asegura que fuimos nosotros los responsables de la fumigación en su casa. No atiende explicaciones y sale furioso. Días después nos enteramos de que, aunque el veneno fue efectivo y mató unas dos ratas gordas que había allí, los hijos de aquel se expusieron al veneno y estuvieron enfermos durante varios días. Nos tranquilizamos ante el hecho de que no tuviese como probarlo, y tranquilizamos nuestras conciencias diciéndonos que la inexecrabilidad de nuestra conducta radicaba en el hecho del desconocimiento de la presencia de niños en la casa aquella. Nos enfadamos ante la desagradecida e insensata conducta de nuestro vecino, y lo mandamos al carajo.

Ha pasado un año y la cosa va muy bien. Gastamos mucho en veneno y trampas, por lo que hemos descuidado un poco algunos sectores de la casa –como la biblioteca, que se ha ido quedando progresivamente sin libros (vendidos para comprar más veneno y trampas para ratas) pero en las noches rara vez escucho desde mi cuarto sus chillidos. El olor de la cocina y baño del primer piso, debo reconocer, es insoportable. Esteban, Mateo, Julián y Lucas se quejan continuamente pero no pueden ser nada, porque aunque son más y de hecho pagan el arriendo, les hemos engañado diciéndoles que mientras no matemos a todas las ratas, es inútil comenzar los trabajos de remodelación, que según ellos, debemos pagar nosotros –y esto por que en principio, teníamos un fondo común destinado para este tipo de imprevistos, fondo común que Jaime, Eduardo y yo convertimos en particular, y de particular en inexistente-.

Todo marcha bien, la elección presidencial resultó muy conveniente para el país. La semana próxima me voy para Cartagena… ¡Por Carretera!

Juan Camilo Rúa

__________________


Guy Fawkes no está en línea   Responder Citando
Respuesta

Herramientas



La franja horaria es GMT -5. Ahora son las 10:52:17.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.9
Derechos de Autor ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.
DeNunCianDo.CoM ©
DeNunCianDo


Page generated in 0,09814 seconds with 14 queries

SEO by vBSEO