DeNunCianDo  
Denunciando   Urbantuning   Futbol Es Pasion   Video Porno luly bossa Completo   Video Porno Sandra Muños Completo   Alejandra Omaña Primer video porno   Lina Arroyave, DESNUDA, la mama del hijo de Kevin Roldan   

Retroceder   DeNunCianDo » ..:::: CoMuNiDaD DeNunCianDo.CoM ::::.. » Discusiones Generales » Politica y Sociedad

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la información y discusión de todo lo relacionado con nuestro país, departamento y ciudad, pero también de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fenómenos sociales y datos históricos tienen su sitio aquí. Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los demás y sin insultos.

Hola Invitado!
Tómate un minuto para registrarte, es 100% GRATIS y no verás ninguna publicidad! ¿Qué estás esperando?
tapatalk Para Ingresa a Denunciando.com por medio de TapaTalk Clic ACA
Registrarse Ahora
Politica y Sociedad »

El fin no justifica los medios

Participa en el tema El fin no justifica los medios en el foro Politica y Sociedad.
....



Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
Candidatos ignorados por los medios CooPahe Politica y Sociedad 14 06-04-2010 20:00:44
Cuba justifica sus nexos con ETA, FARC y ELN Tyler Durden Politica y Sociedad 7 08-01-2010 20:53:19
[ Album ] - Los Suziox - El Fin JUstifica los Medios - 2008 Gronne Ramone Rock 4 05-11-2009 11:56:31
La Comisión Europea justifica la multa a Intel por abuso de posición dominante WeBMaSTeR_ShEvI Noticias Tecnologicas 1 22-09-2009 23:45:31
La guerra en los medios. LEON FIRE Politica y Sociedad 11 12-11-2008 22:37:50

Respuesta
Antiguo , 15:13:33   #1
Ninja El fin no justifica los medios Calificación: de 5,00

De niño fui muy político. Sacaba la mayor parte de votos de mis compañeros de clase, cada año, con un discurso correspondiente a lo que hacía (pretender que los jesuitas nos dejaran tener el pelo largo y defender a mis compañeros que se peleaban a la salida del colegio). Llegué a ser presidente de los Scouts de Colombia y a participar de un proyecto llamado “Jóvenes constructores de Paz”, con el cual fuimos nominados al premio Nobel junto a los demás “niños de Colombia”.
Saberse manipulado es una de las experiencias más dolorosas que puede sufrir un niño. Pero a la vez es una de las que más pueden formarle. Por eso me refugié en la otra vocación que siempre tuve y la cual, aunque pareciera egoísta, me brindaba la posibilidad de trabajar en el desarrollo de otras áreas, no menos importantes, del ser humano. Así fue como me dediqué a la literatura, al arte y a la filosofía, camino del que espero no salir jamás.

De aquel tiempo recuerdo una vez que participé en la feria de la ciencia del San Ignacio, con una charla de ciencias políticas en la cual desarrollaba mi escandalosa tesis de: “El fin NO justifica los medios”. Entre carros de carreras, bombas de humo, volcanes que echaban verdadero fuego y artefactos de ingeniería futurista, se encontraba Silvio con su ciencia-hecha-de-babitas, para el asombro de los ingenieros.
Cabe a un afiche del Che Guevara y otro de Jorge Eliécer Gaitán, argumentando una y otra vez que las ideas de ambos tenían fines altruistas, pero que las víctimas del primero no podían justificarse por el viejo idealismo de su opción guerrillera. Pocos entendieron. Recuerdo que muchos me tildaron – y han de tildarme aún, malacostumbrados con eso de no pedalearle a la neurona -, de comunista.

Luego vinieron años de profunda decepción moral sobre la realidad social de Colombia. Me alarmaba el que mis compañeros sintieran que los aserrados con motosierras y sembrados luego en fosas comunes, que la manipulación y polarización de la opinión pública que alimentaban los medios de comunicación, que el desplazamiento forzado, las masacres de indígenas para darles sus tierras a terratenientes y a compañías petroleras; la persecución, insulto público y asesinato de periodistas y defensores de los derechos humanos, la corrupción para votar por la reelección en el senado (a la que le dieron el circense motete de la “Yidispolítica”), el enfrentamiento del gobierno con las cortes y el desprestigio hacia la universidad pública, la bellaquería comprobada y aún impune de Agro Ingreso seguros, las chuzadas del DAS y los mal llamados “falsos positivos”, fueran aceptables porque ahora, con este gobierno: “podemos ir a la costa en carro”.

El populismo del señor Presidente de la República y la enajenación de los colombianos, hacían parecer cualquier episodio inmoral como un logro colectivo, un triunfo público, un bien que se le hacía a los intereses de la patria. Cada tres meses presentaban encuestas sobre la popularidad del señor Presidente, pero jamás analizaron el cumplimiento de sus propuestas de gobierno, ni criticaron sus desaciertos, su forma violenta de expresarse, su personalismo y hasta nombraron, con el macabro eufemismo de “falsos positivos”, al cobarde asesinato de 20 mil muchachos engañados vilmente y luego presentados como guerrilleros ante 44 millones de colombianos.
(La imagen de un hombre vistiendo de guerrillero a otro que él mismo ha asesinado -sabiendo que ha caído en la trampa de querer trabajar en nuestro país-, y la subsiguiente de presentarlo como una victoria en el combate a la subversión, al terrorismo…, son escenas que me rondan permanentemente en la memoria, alimentando así este dolor histórico de ser colombiano y de saberme permeado de episodios de una brutalidad inmensurable).

Esa depresión se aunaba, por otro lado, al terrible miedo a hablar, a lanzar una crítica o un comentario sencillo. En Colombia, durante estos ocho años, perdimos entre otras cosas la sana tradición de criticar al poder ejecutivo. Nuestro país siempre ha sido administrado por ladrones, asesinos e ineptos, pero ejercíamos la democracia a través de una libre crítica, en cualquier foro. Sólo diez años atrás, criticar al ejecutivo era considerado como una posición inteligente, sensata, una pose intelectual e incluso un esnobismo.
Durante estos 8 años (cifra escandalosa en nuestros 200 de vida republicana), los ideólogos del gobierno han enseñado a juzgar a cualquiera que diga una crítica como “mamerto”, “comunista” o “guerrillero”. No hay otra opción: ni discusión ni apertura al diálogo. Y se trata de sustantivos que, en el país del Sagrado corazón, pueden costarte la honra o la vida.
Entonces elegí callar en espacios públicos y seguir escribiendo, estudiando, dejando la política para aquellos que, ahora, en medio de un oleaje de prebendas, corruptelas y maquinaciones, en ese ventorrillo de puestos, embajadas, consulados y notarías, se declaraban herederos de “la patria” y adalides de la “democracia”. Con el título de buenos –“los buenos somos más”-, gritaban a pulmón herido: “No me importan los muertos si puedo ir a la costa en carro”.


Comentarios Facebook

__________________

_________________________________
ARTICULO 12. CONSTITUCION POLITICA. TRADUCCION LENGUAJE WAYÚU: "Nadie podrá llevar por encima de su corazón a nadie, ni hacerle el mal en su persona aunque piense y diga diferente........jaime Garzon qepd.
Dr Strassman no está en línea   Responder Citando

compartir
                 
remocion sep Gold sep Silver sep Donar

marcaNo Calculado   #1.5
SponSor

avatar
 
Me Gusta denunciando
Estadisticas
Mensajes: 898.814
Me Gusta Recibidos: 75415
Me Gustado Dados: 62988
Fecha de Ingreso: 02 jun 2006
Reputacion
Puntos: 1574370
Ayudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen camino
emoticon Re: El fin no justifica los medios

 
 
   
   
_______________________________________________
Publicidad :)
conectado
Antiguo 05-05-2010 , 15:14:40   #2
Denunciante Avanzado
 
Avatar de Dr Strassman
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 1.006
Me Gusta Recibidos: 701
Me Gustas Dados: 132
Ingreso: 13 ene 2010

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 0
Nominated Temas Ganadores: 0
Reputacion
Puntos: 4237
Dr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene IgualDr Strassman No Tiene Igual
  
Predeterminado Respuesta: El fin no justifica los medios

Cuando estás lejos de Colombia, aunque no quieras hacerlo, siempre piensas en ella. Es un íncubo, un tic nervioso, una maldición que padecemos todos los colombianos. Por eso era que yo, uno más, encerrado en mi cuarto de Boedo, en Buenos Aires, pasaba noches enteras mirando en Youtube los programas de Jaime Garzón, los dibujitos de La Tele, los discursos de Jorge Eliécer Gaitán y los programas de Contravía, casi siempre entre lágrimas de impotencia y dejando a un lado mis poemas y cuentos a medio escribir o las lecturas de Freud y de Foucault que debía hacer para la mañana siguiente.
Y toda la gente que me ha conocido en las ciudades dónde he vivido pueden dar fe de esto: mi sentimiento de impotencia y de profundo dolor ante la guerra, pero a la vez ante el desplome moral que sentía que invadía la consciencia del pueblo colombiano.
Porque todo crimen es detestable y debe ser rechazado enfáticamente, y no hay crímenes más dignos que otros, así unos correspondan a los intereses políticos o económicos que te representan. Las masacres de la guerrilla y las de los paramilitares son igualmente masacres, sus desplazados son igualmente desplazados colombianos al igual que sus decapitados, sus voletiados, sus perseguidos, sus estafados y torturados moral y físicamente.

La brutalidad de la guerrilla de las FARC ha unido a Colombia en algo: En la sensibilidad ante el drama del secuestro y en el profundo rechazo hacia sus prácticas de aniquilamiento masivo (ataques a poblaciones indefensas, sembradíos de minas antipersonales, destrucción de torres de energía, intimidación de particulares y comercio de drogas).
Pero también ha servido para que la maquinaria de un gobierno que ha estado en campaña durante ocho años, a través de sus talk shows (“-Oyó alcalde, póngale agua a Doña Gertrudis” – aplausos), nos haga creer que se trata del único mal que padecemos, y que por ello pueden ser corruptos, acabar con la salud, las horas extras, ignorar la educación pública, el deporte y la recreación y perseguir a los defensores de derechos humanos, señalándolos como enemigos de la patria.

Y eso ha sido dado por cierto, pues para el actual gobierno y sus medios de comunicación: “El fin justifica los medios”.
Pero: - ¿cuál ha sido el fin y cuáles han sido los medios? ¿Cómo está nuestra economía y nuestra cultura, después de tanta sangre y de tantas violaciones a las leyes colombianas? ¿Cómo están los niveles de violencia en nuestras principales ciudades? ¿Cómo está el campo? ¿Se acabaron las guerrillas? ¿El medio es hacer informantes a nuestros muchachos? ¿Por qué los jefes paramilitares están en USA pagando condena por narcotráfico y no en las cárceles colombianas, por crímenes de lesa humanidad?

Hace menos de seis meses nos preguntaron a un chico de Kosovo y a mí sobre el estado de la guerra en nuestros países. Mi respuesta no fue tan satisfactoria como la de aquel, quien dijo que todo mejoraba considerablemente y que su país era un ejemplo de convivencia pacífica para Europa. Y todos fueron enfáticos en afirmar que yo sí podía hacer algo por mi país, que las cosas podían cambiar, que debía trabajar por arreglarlo. “Como si fuera tan fácil” –pensaba, y llegué a reprocharles por su prepotencia al hablar sin conocimiento, tan sólo para mostrarse heroicos o altruistas.
Pero: ¿no hay alguien que pueda cambiar esta situación? –preguntaban. Eso es lo que nos han querido hacer creer durante estos ocho años, que nuestro señor Presidente es el único que puede ser nuestro señor Presidente. Y nadie más. ¿Pero habrá alguien? ¿No? –Sí, es cierto, hay muchos. Pero deben ser liderados por uno que no se muestre como un mesías, por uno que trabaje en equipo, que una a la gente. Yo conozco a un profesor: se llama Antanas Mockus, pero como no es ladrón no le gusta a la gente -decía.

Mi madre siempre me ha enseñado que el ser humano no es un tren, y por eso puede dar marcha atrás. Puede equivocarse y reivindicarse. Cambiar. Ahora doy gracias a esta condición, pues desde la época del colegio no me sentía tan esperanzado, tan lleno de júbilo y de orgullo por la democracia colombiana. La ola verde del Profesor Antanas Mockus, Sergio Fajardo, Enrique Peñalosa y Luis Eduardo Garzón barre en las calles, en la red, en las encuestas, y promete barrer con la tradición corrupta de la clase dirigente que ha gobernado, desde su egoísmo y perversidad, doscientos años de latrocinio, genocidio e ignorancia.

Ahora, mi viejo lema de “el fin NO justifica los medios”, se multiplica cada día a través de las mentes de miles de colombianos. Ahora, el individualismo que ha gobernado al país quiere dar un vuelco hacia la legalidad democrática, la honestidad, la educación y el respeto a la vida.
Se trata de miles de ciudadanos que están haciendo cosas jamás vistas en Colombia: van a manifestaciones sin esperar dinero, puestos, comidas o bebidas a cambio. Piden discutir sin insultar al otro, se reúnen para proponer y criticar el plan de gobierno del Partido Verde y generan, por su propia voluntad, una gran cantidad de afiches, comerciales, canciones y escritos. Pero además llevan a cabo manifestaciones veloces (flashmob) en distintos espacios del país, con el objetivo de verse, identificarse y declarar su opción política. Esto es: están haciendo democracia más allá de acudir a una urna.

El profesor Antanas Mockus (quien aprendió a leer a los dos años, es hijo de inmigrantes lituanos que tuvieron que huir de las guerras, tiene un master en filosofía y otro en matemáticas, ganó la primera alcaldía de Bogotá sin publicidad, regresó al estado más de la mitad del dinero que merecía por ganar las consultas del Partido Verde…), representa la consolidación de los valores que soñamos los colombianos en la Constitución de 1991, además de la humanización de los conflictos sociales que nos tienen sumidos en el odio y la indolencia.

Por eso estoy verde, como Colombia es verde y verde de esperanza. Estoy verde, más que Charly García, más que los hinchas del Nacional y del Cali juntos, más que el poema de García Lorca. Estoy verde porque creo en la regeneración moral del país. Estoy verde porque sé que será difícil pero que con este equipo de trabajo se puede luchar contra la corrupción y la violencia que ha caracterizado la horrible noche de nuestra Patria Boba. Estoy verde porque desde niño he sabido que “el fin NO justifica los medios”, y ésta es mi oportunidad para demostrarlo.

Por Silvio Bolaño Robledo

__________________

_________________________________
ARTICULO 12. CONSTITUCION POLITICA. TRADUCCION LENGUAJE WAYÚU: "Nadie podrá llevar por encima de su corazón a nadie, ni hacerle el mal en su persona aunque piense y diga diferente........jaime Garzon qepd.
Dr Strassman no está en línea   Responder Citando
Respuesta

Herramientas



La franja horaria es GMT -5. Ahora son las 18:46:01.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.9
Derechos de Autor ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.
DeNunCianDo.CoM ©
DeNunCianDo


Page generated in 0,10409 seconds with 15 queries

SEO by vBSEO