DeNunCianDo  
Denunciando   Urbantuning   Futbol Es Pasion   Video Porno luly bossa Completo   Video Porno Sandra Muños Completo   Alejandra Omaña Primer video porno   Lina Arroyave, DESNUDA, la mama del hijo de Kevin Roldan   

Retroceder   DeNunCianDo » ..:::: CoMuNiDaD DeNunCianDo.CoM ::::.. » Discusiones Generales » Politica y Sociedad

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la información y discusión de todo lo relacionado con nuestro país, departamento y ciudad, pero también de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fenómenos sociales y datos históricos tienen su sitio aquí. Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los demás y sin insultos.

Hola Invitado!
Tómate un minuto para registrarte, es 100% GRATIS y no verás ninguna publicidad! ¿Qué estás esperando?
tapatalk Para Ingresa a Denunciando.com por medio de TapaTalk Clic ACA
Registrarse Ahora
Politica y Sociedad »

Las guerras del agua

Participa en el tema Las guerras del agua en el foro Politica y Sociedad.
....



Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
Fotos e información: Guerras civiles del mundo -Damphir- Politica y Sociedad 4 25-02-2010 14:41:45
Curiosidades de las guerras gatillazo Enigmas y Misterios 0 16-12-2009 20:56:09
Juegos de tiros y guerras para PC burushaga Juegos y Consolas 3 03-11-2009 19:31:28
Sucesos insólitos en las guerras... Juanito20 Enigmas y Misterios 7 16-09-2009 21:18:59
Aparte de las guerras nos que daremos sin pulmones naturales paisafe Politica y Sociedad 10 06-08-2009 20:46:32

Respuesta
Antiguo , 12:16:52   #1
TskTsk Emoticon Las guerras del agua Calificación: de 5,00

Tristemente cierto

Las guerras del agua
Dicen que en el futuro las guerras ya no serán por territorio o por petróleo, sino por el agua. No parece tan exagerado si tenemos en cuenta el ritmo al que contaminamos y consumimos este recurso.
Mi mamá no era una persona malhablada. En boca de ella una grosería resultaba inconcebible. Salvo, debo confesarlo con vergüenza, cuando por allá en mi adolescencia descubrí una estrategia hidráulica para arrancarle, de manera automática, unos sonoros 'carajos'. Yo atalayaba que ella estuviera en la ducha, y durante una fracción de segundos abría la llave de agua fría o la de agua caliente del lavaplatos de la cocina. El efecto inmediato era que, durante ese mismo tiempo, se alteraba súbitamente el cuidadoso balance térmico de la ducha... ¡y mi propia madre quedaba con ganas de arriarme la madre! La anécdota demuestra, aunque muy en lo doméstico, que la 'quitada' del agua toca las fibras más sensibles de los seres humanos.
Imaginemos la misma indignación en otra escala: si el agotamiento del agua en las presas hidroeléctricas venezolanas hubiera tenido algo que ver con decisiones de Colombia que significaran la interrupción de los ríos que alimentan a esos embalses, o si las inundaciones de la región de la Mojana se debieran a que en temporada invernal los venezolanos resolvieran 'soltar el agua' para aliviar los niveles de sus presas, muy seguramente entre nuestros países ya habría estallado una guerra. Afortunadamente, a pesar de que en el mutuo memorial de agravios el tema de los ríos fronterizos no está del todo ausente, ese no es un motivo central de conflicto. Al menos no por ahora.
Pero sí lo es, de manera explícita, para muchas otras naciones del mundo. Más de 260 ríos de nuestro planeta son compartidos por lo menos por dos países, y en algunos casos los ríos atraviesan territorios de naciones que ni siquiera son vecinas entre sí. Sin embargo, las decisiones de los que están aguas arriba, afectan a los que están aguas abajo... o viceversa.
A Boutros Boutros Gali, ese ex secretario general de Naciones Unidas con nombre científico de serpiente cuatronarices, se le atribuye la afirmación de que el agua va a ser la causa de la próxima guerra mundial o, por lo menos, la próxima gran guerra en el Medio Oriente. Él tiene por qué sentirlo, pues es egipcio y el suyo es uno de los 10 países que comparten el Nilo. Gran parte del suministro hídrico de Egipto (55.500 millones de metros cúbicos al año) y de Sudán (18.500 millones) depende de ese río, que antes de llegar a ellos pasa por otros ocho Estados. Desde épocas coloniales Egipto y Sudán se han asegurado para sí un poder excepcional en las decisiones sobre la cuenca de ese río de 6.500 kilómetros de longitud, lo cual ha comenzado a ser cuestionado por los otros países que ven coartada su soberanía. Los tratados existentes, por ejemplo, les prohíben construir presas río arriba, en sus propios territorios, sin autorización expresa de Sudán y de Egipto. Estos dos países, a su vez, se enfrentaron entre sí a raíz de que Egipto resolviera 'atajar' el caudal con la construcción de la presa de Asuán, que comenzó en 1960.
Quienes se han dedicado a esculcar, con esta óptica, las razones de muchos conflictos 'calientes', afirman que son expresiones de una guerra fría por el agua, que ya se está librando en distintos escenarios del mundo: dos tercios del agua que consume Israel nace en los llamados 'territorios ocupados', el Tíbet resulta estratégico para el control de una gran parte de las aguas que irrigan la China y un tema crítico en la agenda fronteriza entre Estados Unidos y México tiene que ver con la gestión del río Bravo, tanto de sus aguas superficiales como de las subterráneas.
Tanto va el cántaro al agua hasta que se revienta
Con el nombre 'La guerra del agua' también se conoce el levantamiento popular que tuvo lugar en Cochabamba (Bolivia) en el año 2000, para oponerse a la privatización del agua a favor de la empresa transnacional Aguas del Tunari. Allí se estaban regando las semillas para el futuro gobierno de Evo Morales.
Posiblemente no pasó un solo año de la última década, en el cual no hubiera existido por lo menos un evento nacional o internacional por la defensa del derecho al agua y en contra de su privatización. El primer párrafo de la Declaración de San Salvador, por ejemplo, manifestó que "las organizaciones y movimientos sociales reunidos en San Salvador entre el 21 y 22 de Agosto del 2003, provenientes de Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia, Brasil, Perú, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, México, Republica Dominicana, Canadá, y Estados Unidos, queremos dejar constancia de nuestro total rechazo a los procesos de privatización de los recursos hídricos y servicios públicos de agua en nuestros países y en la región".
Desde la página web del Ecofondo, la mayor red de organizaciones ambientalistas que existe en Colombia y que promueve el referendo por el derecho al agua como bien público, se accede a por lo menos 15 movimientos y procesos sociales de distintos lugares del mundo, que tienen el mismo propósito: evitar que este elemento, sin el cual es imposible la vida, se convierta en una mercancía más.
Mientras tanto, desde lo que se podría considerar la otra orilla ideológica, el Foro económico global de Davos produjo a principios del 2009 un informe en el que advierte que "a medida que se incrementa la demanda de agua, especialmente debido al rápido crecimiento de la población, el mundo avanza hacia la 'quiebra hídrica' [...] En menos de 20 años la escasez de agua puede generar pérdidas equivalentes a la totalidad de la producción de granos de los Estados Unidos y la India; esto en un mundo en donde la demanda de alimentos es cada día más grande [...] El Foro económico mundial prevé que en dos décadas el negocio del agua será más lucrativo para los inversionistas que el del petróleo".
Esta guerra por el agua -por ahora pacífica, al menos en estos escenarios- tuvo una batalla importante en el Foro mundial del agua en Estambul (marzo 2009), del cual surgieron dos declaraciones separadas: una, la de las delegaciones que consideraron que el agua es una "necesidad humana básica", y otra de las que defienden que mucho más allá de eso, el agua es un "derecho humano básico".
Acuaticemos en Colombia
De acuerdo con el Estudio Nacional de Agua (ENA) 2005, citado por la Contraloría en su informe sobre el Estado de los recursos naturales y del ambiente 2007-2008, la 'producción' de agua por parte de los ecosistemas colombianos equivale a un promedio de 47.470 metros cúbicos por persona y por año (casi 47 millones y medio de litros), cantidad aparentemente enorme pero que, de acuerdo con la misma fuente, podría reducirse a 1.890 metros cúbicos por persona y por año alrededor del 2020, si no se adoptan y ejecutan las decisiones adecuadas. ¡Esto es 26 veces menos disponibilidad de agua por persona y por año!
Si hoy tenemos en Colombia los niveles de conflicto que tenemos ¡Imagínense cómo serán cuando estemos 26 veces menos bañados!
En el informe ya citado de la Contraloría, aparecen afirmaciones como esta, que seguramente se quedan cortas ante lo que estamos presenciando en estos días, por efectos que le atribuimos a El Niño: "En las temporadas secas las fuentes de abastecimiento de agua en ciudades como Bucaramanga y Cúcuta, no logran suministrar los caudales mínimos demandados por los acueductos. Situación aún más crítica se presenta en los municipios de Popayán, Palmira, Buenaventura, Maicao, Santander de Quilichao y Pamplona, que han presentado déficit entre 15 por ciento y 30 por ciento de la oferta".
La disputa por el líquido también hace presencia en nuestro conflicto interno. Sé de un caso, en una vereda del Tambo (Cauca), en donde el pozo de agua de donde se abastece la comunidad y a donde iba a pasear la familia los domingos, se encuentra rodeado de minas antipersona. ¿La razón? Allí llegaba a abastecerse de agua el ejército, debido a lo cual la guerrilla resolvió minarlo.
Eso es ahora, antes de que los efectos del cambio climático hayan comenzado a evidenciarse del todo. De acuerdo con el Ideam, en una porción muy importante del territorio colombiano se incrementarán las temperaturas y se reducirán las lluvias, lo cual quiere decir que ese recurso vital será cada vez más escaso y, en consecuencia, serán más y más complejos los conflictos que surgirán alrededor del mismo. En otros lugares aumentarán considerablemente las lluvias, lo cual no quiere decir que con ellas aumente el acceso al agua potable. Por el contrario: las inundaciones afectan negativamente los sistemas de tratamiento y conducción de agua y de saneamiento ambiental, contaminan los pozos y en general incrementan las condiciones de insalubridad.
¿En qué bando vamos a 'pelear' en las guerras del agua? Personalmente estoy militando, desde ya, en el bando del agua: no en el de los que luchan o van a luchar por apoderarse de manera excluyente de ese recurso, sino en el de los que buscamos el respeto a los derechos del agua (el primero de los cuales es el derecho a existir, el segundo el derecho a fluir, el tercero a no ser contaminada) y en el de los que la reconocemos como fuente y maestra de vida.

Comentarios Facebook

__________________
RELOAD no está en línea   Responder Citando

compartir
                 
remocion sep Gold sep Silver sep Donar

marcaNo Calculado   #1.5
SponSor

avatar
 
Me Gusta denunciando
Estadisticas
Mensajes: 898.814
Me Gusta Recibidos: 75415
Me Gustado Dados: 62988
Fecha de Ingreso: 02 jun 2006
Reputacion
Puntos: 1574370
Ayudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen camino
emoticon Re: Las guerras del agua

 
 
   
   
_______________________________________________
Publicidad :)
conectado
Respuesta

Herramientas



La franja horaria es GMT -5. Ahora son las 03:17:12.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.9
Derechos de Autor ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.
DeNunCianDo.CoM ©
DeNunCianDo


Page generated in 0,08676 seconds with 14 queries

SEO by vBSEO