El vudú no ha condenado a Haiti, las dictaduras y la intervención lo han hecho
DeNunCianDo  
Denunciando   Urbantuning   Futbol Es Pasion   

Retroceder   DeNunCianDo » ..:::: CoMuNiDaD DeNunCianDo.CoM ::::.. » Discusiones Generales » Politica y Sociedad

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la información y discusión de todo lo relacionado con nuestro país, departamento y ciudad, pero también de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fenómenos sociales y datos históricos tienen su sitio aquí. Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los demás y sin insultos.

Hola Invitado!
Tomate un minuto para registrarse, es 100% GRATIS y no veras ninguna publicidad! ¿Qué estás esperando?
tapatalk Para Ingresa a Denunciando.com por medio de TapaTalk Clic ACA
Registrarse Ahora
Politica y Sociedad »

El vudú no ha condenado a Haiti, las dictaduras y la intervención lo han hecho

Participa en el tema El vudú no ha condenado a Haiti, las dictaduras y la intervención lo han hecho en el foro Politica y Sociedad.
Por: Mónica Méndez - 18 de febrero de 2010 El vudú, lejos de ser el culto demoníaco y espeluznante mostrado ....



Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
CANCION POR LASTIMA DE HAITI..Hope For Haiti - Justin Timberlake - Matt Morris - Hallelujah _Ninja Asesino_ Zona YouTube 1 15-02-2010 19:08:42
vudu cableado Chistes / Cosas Charras 5 07-05-2009 18:35:03
México recurre al vudú en apoyo de selección para clasificar al Mundial 2010 Tyler Durden Discusiones Generales 0 30-01-2009 07:53:38

Like Tree2Me Gusta

Respuesta
Antiguo , 16:16:23   #1
Kaffeetrinker 2 El vudú no ha condenado a Haiti, las dictaduras y la intervención lo han hecho Calificación: de 5,00




Por: Mónica Méndez - 18 de febrero de 2010


El vudú, lejos de ser el culto demoníaco y espeluznante mostrado por una buena parte del cine de terror y de suspenso, es una religión en la que se encuentran los cultos de los esclavos africanos que fueron llevados a Haití durante la etapa de colonización española, y los dogmas católicos que se les obligó a practicar como parte del proceso evangelizador. Aquellos negros de diferentes etnias y tribus, fueron conducidos a Haití para trabajar y explotar las tierras ajenas, pero llevaron consigo un conjunto de dioses y de convicciones religiosas que, precisamente por su diversidad étnica, produjo la lenta combinación de sus cultos. Mezcla que luego complementarían con la de los santos y ritos católicos, pues para impedir la destrucción de sus creencias por parte del sacerdocio español, subrepticiamente practicaban el vudú, disfrazado con la máscara de la religión reglamentada.


Tal vez parezca inconcebible que dos creencias tan disímiles hayan podido ser unidas. Pero los esclavos ya con su libertad perdida, no podían permitir que un elemento propio de su idiosincrasia también fuera eliminado. Aunque no tomaron la fe en un único Dios con quien hay comunicación directa, que es misericordioso y está atento con sentimiento paternal a todos sus fieles, sino que por el contrario mantuvieron la convicción de que hay un dios, el principal quien es llamado Mawu, que los ha abandonado y está alejado de su comprensión. Un ser inaccesible y a quien no le deben culto pese a darle reconocimiento. Debido a ello es que han de recurrir a otros dioses, los intermediarios. Éstos reciben el nombre de loas. Numerosos, representantes de cuanto elemento existe en la Madre Tierra y quienes marcan el destino humano los loas sólo pueden ser llamados o invocados por un sacerdote (houngan) o sacerdotisa (mambo), cuya preparación es ardua y secreta, cuyas funciones van desde guía espiritual hasta hábil hechicero y cuyo correspondiente maligno es un bokor.


En 1791, los negros esclavos, cansados del régimen y de las represalias y crueles castigos ante sus levantamientos, deciden sublevarse definitivamente, en el hecho histórico conocido como la Revolución Haitiana. Quien tendría el poder para reunir a toda la insatisfecha población y prepararla para la revuelta fue Bouckman, un houngan. Tras él, se gesta la más maravillosa de las leyendas del vudú y de la libertad haitianas. Por medio de un culto vudú, que se dice fue exigido por los dioses para que su pueblo respirara el aire de la dignidad y de la soberanía de su raza, Bouckman invocó a los loas estando en la ciudad de Boys-Cayman. Los negros tocaban los tambores, los cuales son considerados divinos, y bailaban frenéticamente, cantaban, embriagados por las fuerzas que sus deidades les otorgaban, por el férreo anhelo de ser hombres y no objetos de trabajos forzados y bajo la ofrenda de un cerdo negro inmolado por el sacrificio de sangre, los negros llevarían a cabo la revuelta el 22 de agosto de ese año.


Sin embargo no sería sino hasta el 4 de febrero de 1794 que Francia liberaría de la esclavitud a los hombres de color, suceso que no pudo presenciar Bouckman al haber sido decapitado poco después de la Revolución. Aun así dejó en los espíritus de los nuevos hombres libres la avidez por ver a su pueblo como un país soberano. Y lo lograrían, ya en manos de Jean Jacques-Dessalines el 1 de enero de 1804 en Gonaive, luego de cruentas disputas y de despejar sus tierras de los franceses a punta de machete y palos, exacerbados sus ánimos por la ira.


Como el primer país libre de América y a pesar de ser el primero en ser una república negra, lo que vendría para Haití no sería precisamente el ejemplo de libertad e igualdad que se esperaba. Por el contrario, parecía que Ogún (el dios de la guerra) o el Barón Samedi, dios de los cementerios y de los muertos, se hubiera apoderado del país y sus dirigentes perpetuamente.


Bastó un año para que Dessalines se dejara seducir por sus logros y se declarara el Emperador Jacques I. Sin embargo, sus antiguos colaboradores: Alexandre Pétion y Henri Christophe, conformarían el complot que acabaría con la vida del Emperador en 1806. Ese mismo año Pétion y Christophe, antiguo esclavo y cocinero, se declararían la guerra por el territorio haitiano que conllevó a la división del país: el norte era de Christophe, mientras el sur de Pétion. El primero se nombraría Rey Henri I, el segundo ayudaría con armamentos a Simón Bolívar con el fin de que liberara a todos los negros de América. Pese a tan nobles objetivos, Pétion fue asesinado en 1818, y Henri I se suicidaría en su palacio, el de Sans Souci, sumido en la soledad y la conciencia de saberse odiado por su pueblo.


Así, en una sucesión de asesinatos, suicidios, sangre derramada por injusticias, insatisfacción y una serie de gobiernos derrocados y habitantes sumergidos en la pobreza, el analfabetismo y una región carente de riquezas y de tan siquiera un mínimo de esperanza, Haití se apegaba cada vez más a sus dioses, a los únicos que en esa pesadilla no soñada en la que vivían (y aún continúan) podrían aferrarse y confiar. Pero al mismo tiempo, tal vez temerosos de que todo ese desastroso mundo que les había tocado en suerte estuviera dominado por una lampe noire (lámpara negra) una brujería mortífera e indescifrable manejada sólo por los bokor. La malignidad de éstos, como conocedores de perniciosas pócimas y encantamientos, como astutos zombificadores, como maliciosos nigromantes, es decir como invocadores de muertos y en especial como seres con la maldad adherida en sus almas es tan espantosa y temible que los haitianos poco dudarían de que sus desgracias son el resultado de un poderoso bokor.


Pero, aun creyéndose un país libre, Haití no esperaba que desde 1908 los Estados Unidos llegaran como otro loa maligno. El Imperio americano se asentaba en el país con el argumento de mejoras en las plantaciones de banano y la construcción de un ferrocarril. Sin embargo en 1915 los marinos estadounidenses llegaron con sus tropas al país y empezó con ello la ocupación militar americana, que dejó, al menos oficialmente, un total de diez campesinos asesinados por los marinos durante una marcha desarrollada para exigir mejoras en la economía. Llegado 1934, bajo el gobierno de Franklin Roosevelt se ordena el retiro de las tropas. La consecuencia no fue el comienzo de una etapa de gobierno renovado, sino la continuación de unos gobernantes manipulados por el poder e incluso manipuladores de las oscuras fuerzas del vudú.


Luego de la ocupación de los Estados Unidos, uno de los detractores de ésta: Sténio Vincent, fue nombrado presidente por la Asamblea Nacional. Durante su gobierno tuvo que afrontar uno de los peores episodios de la historia contemporánea haitiana, la denominada “Masacre del perejil”. Efectuada por el mandatario de República Dominicana Rafael Trujillo como amenaza a los haitianos migrantes a su país, la masacre acabó con la vida de más de 15 mil personas. Los despóticos asesinatos fueron cometidos por el ejército dominicano, y el motivo consistía en que debía ser ultimado todo aquel que no pudiera pronunciar correctamente la palara perejil. Ante estos hechos lo único que pudo hacer Vincent fue tratar, por medios diplomáticos de mantener buenas relaciones con su país vecino y por medio de protestas y de la presión internacional obligar a Trujillo a pagar una millonaria indemnización a Haití.


CONTINUA EN LA SIGUIENTE ENTRADA...

Comentarios Facebook

e-che no está en línea   Responder Citando

compartir
                 
remocion sep Gold sep Silver sep Donar

marcaNo Calculado   #1.5
SponSor

avatar
 
Me Gusta denunciando
Estadisticas
Mensajes: 898.814
Me Gusta Recibidos: 75415
Me Gustado Dados: 62988
Fecha de Ingreso: 02 jun 2006
Reputacion
Puntos: 1574370
Ayudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen caminoAyudante de Santa está en el buen camino
emoticon Re: El vudú no ha condenado a Haiti, las dictaduras y la intervención lo han hecho

 
 
   
   
_______________________________________________
Publicidad :)
conectado
Antiguo 20-02-2010 , 16:16:56   #2
Denunciante Desparchado
 
Avatar de e-che
Me Gusta
Estadisticas
Mensajes: 11.851
Me Gusta Recibidos: 1164
Me Gustado Dados: 1572
Ingreso: 25 mar 2008

Temas Nominados a TDM
Temas Nominados Temas Nominados 0
Nominated Temas Ganadores: 0
Reputacion
Puntos: 61065
e-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Diosese-che Entro a la batalla de los Dioses
  
Kaffeetrinker 2 Respuesta: El vudú no ha condenado a Haiti, las dictaduras y la intervención lo han hecho

Pasado ese brutal capítulo, el que vendría conformaría una fábula sin moraleja. Después de un gobierno militar y de una protesta del pueblo, en 1957 llegaría al poder el personaje más temible, sanguinario y perverso que alguna vez haya podido ser creado en la historia real o ficticia de un dios o de un humano. Se trata de Francois Duvalier, conocido como Papa Doc. Gracias a su origen humilde, a la distinción ganada por años como médico entregado a los menos favorecidos y a sus propuestas políticas en defensa de la población negra, el pueblo vió en él, a una especie de héroe o de redentor. Pero no fue eso lo que él sería para su país. Contrario a las expectativas, Duvalier instauró un pacto con Trujillo en el que ninguno de los dos afectaría a su vecino ni permitiría ningún tipo de ideas contrarias a sus gobiernos en sus respectivos países. “Inspirado” por las atroces fuerzas armadas del fascismo, creó el ejército Tonton Macoute para conservar su poder mediante la represión y las represalias sangrientas y tortuosas. Pero su repulsiva sed de poder aún no estaba saciada: reformó la Constitución y se reeligió por seis años más, para después declararse presidente vitalicio. Todo ello con un sinnúmero de macabros actos para acallar al pueblo y sostenerse en la codiciada cúspide social.


Aunque lo que hace que la historia de Papa Doc sea un capítulo inconcebible es el aprovechamiento que hizo del vudú. Afirmaba ser un poderoso houngan, pero en realidad resultó ser un execrable bokor. Luego declaraba con una certeza incomprensible que era la personificación del Barón Samedi, dios de los cementerios y de la muerte. Lo que si es cierto, es que Duvalier convirtió Haití, en un país de difuntos.


De allí en adelante, la historia de Haití es la continuación de una red de injusticias y corrupción politica: El hijo de Duvalier estuvo un tiempo en el poder, pero tuvo que salir del país por las presiones del pueblo; después de la dictadura de Aristide, vendría otra ocupación americana y posteriormente estaría bajo el control de cascos azules de la ONU, pero con el terremoto de enero Haití, parece que será intervenida por EEUU.


Esta situación agrava aún más la posibilidad de que Haití se autodetermine como pueblo y dirija la reconstrucción misma del país con la ayuda internacional que EEUU, hábilmente administra. Con el país voraz del norte interviniendo la política de Haití, los resultados serán usados por los ignorantes racistas que atribuyen que cada cosa que Haití ha sufrido, es producto de su culto “demoníaco” y de su naturaleza negra y africana, cuando en realidad lo ha devastado la indiferencia internacional y la falta de un gobierno que no esté ligado a la corrupción y al deseo desmedido de poder que se alia rápidamente con los intereses de EEUU.

e-che no está en línea   Responder Citando
Respuesta

Herramientas



La franja horaria es GMT -5. Ahora son las 18:16:09.
Desarrollado por: vBulletin® Versión 3.8.4
Derechos de Autor ©2000 - 2016, Jelsoft Enterprises Ltd.
DeNunCianDo.CoM ©
DeNunCianDo


Page generated in 0,09774 seconds with 14 queries

Search Engine Optimization by vBSEO